Amedeo Modigliani: Conmemorando su Centenario 1920-2020

“Nativo de Livorno, judío, pintor” es como Amedeo Modigliani solía presentarse. Fue un artista único, inimitable. Los críticos suelen catalogarle entre los genios de la École de París (Escuela artística de París) de principios de siglo XX; sin embargo, Modigliani nunca siguió los varios “ismos” de su tiempo: rechazó la invitación de Marinetti de hacer parte del futurismo italiano y no participò del cubismo, fauvismo, pointilismo, dadaismo, surrealismo, movimiento metafísico, etc. aunque observó con interés toda la efervescencia que se vivía por aquellos años entre Montmartre y Montparnasse, las cunas artísticas y bohemias de esa época.

En realidad el arte de Modigliani es la búsqueda de la belleza y armonía y ahonda raíces profundas en el arte clásico italiano desde el ‘300 (Giotto, Cimabue), pasando por la escuela de Siena, los renacentistas (Botticelli, Parmigianino), los “macchiaioli” de la Toscana (Fattori, Micheli), el arte bizantino de Venecia, y en algunas nuevas ideas que recoge desde 1906 cuando llega a París (Cezanne, Toulouse Lautrec, Gauguin, Brancusi, Picasso, etc.). Ama el diseño, limpio, elegante, de una sola trazada; la pintura de colores clásicos (rojo veneciano, azul/celeste, ocre, marrón castaño, negro) y la escultura.

De hecho, su mayor anhelo es ser escultor pero no puede con la labor; debilitado desde su niñez por pleuresía, tifo y tuberculosis, su físico no le permite el arduo trabajo de tallar y modelar la piedra, aunque consigue realizar una serie de estatuas inspiradas en el arte primitivo africano y oriental, tendencias que incursionan en el París bohemio de la “belle epoque”.

Diseños y esculturas de Modigliani

En 1914 explota la Primera Guerra Mundial y Modigliani quiere alistarse en las fuerzas militares italianas pero es descartado por su salud precaria. De 1914 a 1920 se dedica a la pintura, sobre todo a los autorretratos produciendo decenas y decenas de óleos que retratan a sus amigos (Soutine, Cocteau, Jacob, etc.), mercantes de arte (Alexandre, Guillaume, Zborowski) y amores (Beatrice Hastings, Jeanne Hébuterne).

Culto, amante de la poesía, seductor, Modigliani abusa del alcohol y de las drogas, lo cual debilita aún más su salud. El uso popular que en los bares y cantinas se hace de barato licor de ajenjo o absenta, el “peligro verde”, es muy probable que le haya causado disturbios visuales. Es notorio que el ajenjo es una bebida psicoactiva y adictiva que causa distorsiones visuales, alucinaciones, delirios y puede llegar a causar la muerte. Hay críticos que sugieren que las caras ovaladas, los ojos almendrados, los cuellos y manos largas, o el dejar los ojos indefinidos, sin iris ni pupilas, tan típicos de Modigliani, son el resultado de su excesivo consumo de ajenjo además de otras substancias. Por otro lado, hay quienes mantienen que los ojos vacíos en realidad era una característica intencional y citaban al artista afirmando que no los pintaría hasta tanto conocer el alma de la persona retratada.

En 1917 realiza su primera y única exposición personal en la Galeria Berthe Weill donde exhibe cinco desnudos y varios diseños; al día siguiente la muestra, que debía durar todo el mes de diciembre, es clausurada por la policía por obscenidad y escándalo público. En 1918, por razones de salud Modigliani se traslada a la Costa Azul donde realizará varias bellas telas. El pintor Pierre-Auguste Renoir lo recibe y le expresa su admiración. En 1919 exhibe en Londres obteniendo muy buena crítica.

Respetado y admirado por sus compañeros artísticos y literarios, desilusionado por su mediocre éxito comercial, consumido por sus excesos, Modigliani finalmente muere el 24 enero de 1920. Su entierro fue el más fastuoso de esos días en París: amigos, amantes, pintores, músicos, poetas y cantores le acompañaron cubriendo todos los gastos. Dos días después su amada Jeanne, con la cual había recién formalizado los papeles para casarse, se lanzaba al vacío desde el piso de sus padres. En 1918 le había regalado una niña – la bebé Jeanne que terminará viviendo con los abuelos paternos en Livorno – y ahora en su vientre llevaba otro bebé. Por voluntad de la familia Modigliani, los tres yacen en una única tumba en el Cementerio Père Lachaise, en París, donde también están enterrados Edith Piaf, Frederic Chopin, Oscar Wilde entre muchos otros famosos.

Desnudo Recostado, 1917

Poco después de fallecido Modigliani, el mercante Vollard quiso comprar un tela del artista italiano que estando él vivo aún se vendió por 300 francos; ahora, el galerista pedía 300.000 francos. En 2015 el óleo “Nudo Recostado”, obra exhibida en aquella única y desafortunada personal de Modigliani, fue subastada por Christie’s en nueve minutos: la adquirió un magnate de Shanghai por US$ 170 millones… es la irónica historia que se repite de los genios del arte que en su día conocieron penuria y desprecio, o que apenas pudieron subsistir de su trabajo, pero hoy sus obras son altamente codiciadas y cuelgan en prestigiosos museos y colecciones privadas.

En esta categoria...

650FansMe gusta
250SeguidoresSeguir
122SuscriptoresSuscribirte

Ultimas noticias